Vinos & Sabores


Vida Post Covid: Una idea para cuando volvamos a juntarnos.

Catadores Vip | 23 diciembre

Hemos pasado meses sin disfrutar con amigos y familiares. O si lo hemos hecho, ha sido en forma muy tímida. Sabemos también que falta mucho para que podamos superar esta época de pandemia. 

Pero también, creemos que hay que ser positivo y la llegada de las primeras vacunas pueden ser la “luz al final del túnel”. Es por eso que pensamos en ir ya pensando en instancias donde juntarnos de nuevo y pasar un buen rato. No será ahora. Pero tengamos fe que será pronto.

Una idea que te queremos proponer para esas primeras juntas, es una cata con amigos donde descubramos y juguemos juntos mientras disfrutamos los mejores vinos de Catadores VIP. 

¿Qué deberíamos hacer para tener una cata con amigos?

La idea de simplemente poner sobre una mesa un montón de vinos para degustar sin ningún enfoque puede ser poco atractivo, o bien, no llevarnos a otra cosa que tomar sin mayor sentido. Terminaremos más mareados que nada y sin apreciar lo que estamos tomando.

Por lo tanto, aquí hay algunas pautas para realizar una degustación de vinos pensado en personas que tienen un conocimiento general y no para aquellos que consideran que la discusión sobre los niveles de Ph y el terroir de la vid son una conversación adecuada para una junta de amigos después de meses sin verse.

La primera regla general es no servir demasiados vinos: seis es la cantidad ideal. Menos es un sorbo, no una degustación. Diez se convierte ya en un exceso.

Se puede presentar vinos de una región en particular, como Casablanca o Cachapoal, por ejemplo. O ir haciendo un recorrido por variedad de uva, como Cabernet Sauvignon, Merlot o Chardonnay. Considera que puedes hacer catas “verticales y/o horizontales”. Una cata vertical es cuando se prueba exactamente el mismo vino, del mismo productor, pero en diferentes vendimias. Una cata horizontal, por otro lado, es cuando se prueban vinos de la misma cosecha o de la misma variedad de uva, pero de diferentes viñas o enólogos.

Jugar con estas variedades puede ser muy entretenido y descubridor.

A continuación, puedes proponer probar vinos a ciegas y que las personas adivinen sobre 3 alternativas. Más que para avergonzar a alguien, se puede indagar en los gustos de las personas más allá de la etiqueta o la imagen de marca. Es muy divertido hacerlo para descubrir que a veces declaramos preferencias que en realidad, no son tan así.

En esta modalidad, debes cubrir las botellas con una bolsa de papel para ocultar las etiquetas. La bolsa también debe disfrazar la forma de la botella porque algunos varietales, como el Pinot Noir o el Riesling, vienen en botellas con formas específicas. Luego, coloca un número a las bolsas y pide a las personas que escriban en un papel qué vino creen que están tomando y luego revela las etiquetas. Se van a llevar más de una sorpresa y lo más importante, a reír mucho si es que lo asocian a alguna “penitencia”. ¿Cuál?… eso ya es un asunto que no nos incumbe.

En cuanto a la cristalería, los entendidos suelen optar por una única forma. El mejor tipo para usar es una copa de vino delgada en la que un vertido llena aproximadamente la mitad de la copa. Esto permite girar y percibir el aroma del vino, que es en sí mismo un punto de discusión.

Si se está degustando los vinos antes de pasar a la mesa, es bueno tener disponible agua mineral sin gas y galletas saladas o pan para restaurar el paladar después del vino. La mantequilla salada en la galleta también es una excelente manera de intensificar los sabores del vino, porque la sal y la grasa intensifican los sabores.

Si se está sirviendo los vinos cuando ya están en la mesa, considera una preparación simple para que el vino siga siendo el centro de atención. Las carnes rojas simplemente a la parrilla combinan bien con los tintos grandes, mientras que los quesos o mariscos sacan lo mejor de los blancos.

También podrías considerar una degustación de espumantes. Es más divertido hacerlo por colores, yendo del amarillo al dorado y luego al rosado. También puedes probarlos por variedades como los Extra Brut, los Brut, Moscato o Demi Sec.

Como anfitrión, debe intentar generar discusión, sin pronunciamientos trascendentales. Para crear la atmósfera, puedes dártela de erudito con alguna cita memorable. Algo así como… “Y como dijo el gran Thomas Jefferson, al firmar la independencia de los Estados Unidos, “Ninguna nación se emborracha donde el vino es barato”, o Lord Byron, quien escribió: “Tengamos vino y mujeres, alegría y risa / Sermones y agua con gas al día siguiente”.

Lo importante es hacer del placer de vino una instancia de descubrimiento y de encuentro lúdico donde lo que se converse, después de tantos meses, no sea lo mal que pudimos pasar, sino lo bien que lo estamos pasando ahora.