Sociedad & tendencias


¿Cuáles son los 4 mejores restaurantes del mundo?

Catadores Vip | 19 mayo

Sí, es cierto. Preguntarse esto cuándo el mundo es testigo de un escenario muy negativo para los viajes y el turismo no parece ser una buena idea. Pero por otra parte, dicen que proyectar la mente en puntos lejanos mientras pasamos por un momento complejo ayuda a despejar el alma. Así es que para que vayas pensando en cuándo te sentarás en una de sus mesas, aquí te contamos cuáles son.


Eleven Madison Park (Nueva York)


Interior del Eleven Madison Park en Nueva York

Quizás sea sólo una etiqueta (soñada por muchos chefs) pero el Eleven Madison Park es actualmente el número uno entre los número uno, el mejor restaurante del mundo. Se abrió en 1998 con un estilo art decó para asimilarse a una brasserie francesa. Y aunque en sus comienzos partió con precios más que asequibles, poco a poco fue transformándose hasta convertirse en un lugar exclusivo de la alta cocina. ¿Quién tuvo la culpa? El suizo Daniel Humm, un cocinero perfeccionista en extremo y que en una búsqueda constante por la perfección llevó al Eleven Madison Park, a contar con tres Estrellas Michelín.

¿Qué se puede comer en el mejor restaurante del mundo? Se privilegian los ingredientes locales con presentaciones sorprendentes que son auténticos retos para sus visitantes. La ensalada de tomate confitado con langosta o el puré de apio en vessie con trufa negra son dos demostraciones de cómo es posible trasladar el paisaje de Nueva York a la cocina. Los precios de los menús degustación oscilan desde los 155 dólares (5 platos) a los 295 (8-10 platos). No diremos que es algo barato, pero cuando eres un sibarita y estás en la gran manzana, bueno, gastar más de 170 mil pesos en un menú quizás no es tanto, pensando que estás en el mejor, sí, en el mejor restaurante del mundo.

Eso sí, falta agregarle el vino. Y ahí, no habrá misericordia con el costo.


Osteria Francescana (Módena, Italia)


En este restaurante italiano tienen muy claro que “cocinar no es matemático, es emocional”. El chef Massimo Bottura lidera un proyecto para el que asegura inspirarse en el “arte, la música, la comida lenta y los autos veloces (como buen italiano)”. Su afición viene desde que su abuela Ancella le enseñara los secretos de la “vera” cocina italiana. Ese lenguaje maravilloso de sabores lo llevó a lo más alto de la gastronomía mundial. En 2016 fue elegido como el mejor restaurante del mundo.

Los menús degustación de la Osteria Francescana parten en los 220 euros (196 mil pesos) con 9 platos a los que habría que sumar 130 euros (116 mil pesos) por el maridaje de vino.

También es posible pedir a la carta; algunas sugerencias son el lenguado con espárragos blancos y salsa holandesa, langosta con salsa doble o postres con nombres tan sugerentes como “Camuflaje: una liebre en el bosque”.

Ya lo sabes. Si en un futuro pasas por Modena, camino de Milán a Florencia, aprovecha de visitar el Museo de Enzo Ferrari y almuerzas en este restaurante. La vida se vive una sola vez, ¿o no?


El Celler de Can Roca (Girona)


Los tres hermanos: Vale preguntarse cómo serán los almuerzos familiares.

Los tres hermanos Roca (Joan, Josep y Jordi) se iniciaron en la cocina en el Can Roca, el restaurante de sus padres. Este año su local cumple 30 años y puede celebrarlo con sus tres Estrellas Michelin y sus dos títulos de mejor restaurante del mundo en 2015 y 2013. El Celler de Can Roca es sinónimo de vanguardia, innovación, imaginación y perfección. Cigala con artemisa, aceite de vainilla y mantequilla tostada; sepia con lías de sake y salsa de arroz negro; oca a lo royal o contessa de espárragos blancos y trufa son algunas de sus propuestas.

El Celler es un triángulo, un juego gastronómico a tres bandas en el que Joan se encarga de los fogones; Jordi de los postres y Josep de los vinos y el contacto directo con los clientes para explicarles su apuesta por la creatividad en la alta cocina. El menú degustación de clásicos cuesta 180 euros (160 mil pesos) y debes reservar con mucha, pero mucha antelación. Pero como a Cataluña se debe ir con tiempo, para fascinarse con todo lo que ofrece, el tiempo no es un problema.


Central (Lima)


Imperdible y lo mejor, sabores increíbles pero mucho más cerca.

“En Central se celebra la biodiversidad de Perú”. Con estas palabras se presenta este restaurante comandado por Virgilio Martínez, un joven cocinero con una propuesta que combina diferentes platos peruanos.

Aquí, afortunadamente, no debemos recorrer tantos kilómetros para conocerlo. Queda bastante más cerca. Y por eso, si vas a Lima, para muchos, la capital gastronómica de Latinoamérica, no dejes de visitarlo.

Inspirados en los pueblos de los Andes de la época prehispánica, Virgilio ha traducido una cocina variada con productos que van desde la costa del Pacífico hasta el Amazonas. El equipo de Central está en constante viaje por su país en busca de nuevos platos, ingredientes e historias. A esto hay que sumarle que embotellan su propia agua a la que someten a un proceso de ozonificación y purificación con ósmosis inversa y que cuentan con una huerta en el restaurante. Dispone de cuatro menús degustación, que van desde los 481 a los 510 soles peruanos (entre 114 y 120 mil pesos chilenos).